La escuela me quita las ganas de todo pero los stickers de michis me dan vida otra vez